Hábitos

0
64

 

Los hábitos son el resultado de acciones que se repiten frecuentemente de forma automática. Son todas esas acciones que hemos repetido un sin número de veces y que quedan grabadas en nosotros y por lo tanto no requieren demasiada atención para llevarlas a cabo.

Hay que diferenciarlo de lo que son las costumbres pues, aunque las dos son una repetición de acciones, las costumbres no necesariamente se hacen de modo consciente y libre. En cambio, los hábitos, suponen la libre decisión de cada persona de hacerlos, esto significa que los hábitos se adquieren, y que se obtienen por el ejercicio libre de los actos que cada quien desempeña. La desventaja es que algunos de esos ejercicios incorporados no sean saludables y se estén repitiendo a pesar de que perjudiquen nuestro bienestar.

Según investigadores de la Universidad de Duke, los hábitos representan aproximadamente el 40% de nuestros comportamientos en un día determinado. Es decir, casi la mitad de lo que hacemos a lo largo del día, se repite de forma automática, en nuestro cerebro el hábito es una red de conexiones entre neuronas esto hace que se vuelve más fácil y eficiente ejecutar una acción ya aprendida que empezar una nueva, pues esto requeriría nuevas conexiones neuronales. Por eso cuando queremos realizar una actividad nueva, necesitamos mucha motivación y esfuerzo para empezar a realizarla.

Siempre hay hábitos que queremos empezar o también que queremos modificar para ello se requiere que no solo se tenga conciencia de la necesidad de modificarlo, sino que de manera repetitiva se ejecute la conducta alternativa para modificar o incluso eliminarlo. Aristóteles decía que somos seres de hábitos y para cambiarlos, aparte de la intención de querer hacerlo ya sea por deseo o por obligación se necesitan acciones persistentes, ya que los antiguos hábitos no se olvidan en especial, si nos ha dado placer o ha dado contenido al tiempo.

Al introducir un nuevo o modificar un comportamiento debemos tener en cuenta:

  • Los primeros pasos son importantes, el prestar atención de cómo se está haciendo, y reconocer lo que la nueva acción nos despierta.
  • Establecer metas específicas y concretas de lo que se quiere lograr, lo recomendable es introducir uno habito al principio y esperar lograrlo para comenzar otro.
  • No autoengañarnos, es habitual que algo con lo que aún no estemos habituados lo dejemos para después, también otras escusas que nos decimos, es que por el hecho de haber intentado y no haberla terminado ya fue un paso. El peor enemigo es uno mismo.
  • No procrastines, no pospongas para después, cuando antes se empiece, antes se logrará aquello que se quiere conseguir los hábitos requieren diciplina y trabajo constante.
  • Una de las herramientas más importantes para conseguir introducir nuevos hábitos en nuestra vida es la Constancia. Mantener una actitud de ánimo respecto a un propósito nos ayudará a mantenernos firmes en la consecución de nuestros objetivos.

Algunas conductas que se establecen en el momento de crear nuevos hábitos:

Motivación: Estar motivado significa ser movido a hacer algo. El deseo de cambiar puede variar de un momento a otro o de una situación a otra influenciada por diferentes factores. La motivación es clave para el cambio, y es un estado dinámico y fluctuante, es decir, se puede modificar y no siempre tiene la misma intensidad.

  • Motivación extrínseca: está provocada desde fuera de la persona, depende del exterior, de alguien que genere esa motivación.
  • Motivación intrínseca: aquella que activa a la persona por sí mismo, no depende del exterior.

Otra conducta que nos influye en el cambio de actitud para integrar nuevos hábitos es la fuerza de voluntad, esta nos ayuda a establecer planes a seguir, planificar objetivos y metas, esta fuerza de voluntad es la que nos ayuda para elegir entre hacer o no algo en concreto. Hay que decir que es temporal y se utiliza para objetivos a corto plazo y no a largo plazo.

La ambivalencia se considera normal, aceptable y comprensible en todo proceso de cambio, es decir cuando fluctuamos entre las razones para cambiar y las razones para seguir de la misma manera, rechazar y considerar el cambio, conviviendo con los dos sentimientos opuestos.

Ahora que ya sabemos que es lo que necesitamos para un crear o modificar un habito entonces, ¿Cuánto tiempo se necesitan para crear un habito? Maxwell Maltz, definió la duración de 21 días para crear un habito, estudios posteriores realizados por la University College de Londres han visto que nuestras neuronas no son capaces de asimilar de forma completa un nuevo comportamiento y que son necesarios 66 días para incorporar una nueva conducta a nuestra rutina y hacer que se mantenga. Sin embargo, el tiempo varía según la conducta que se quiere adquirir y para ello es necesario que la practica sea contante y frecuente para que el proceso del habito se automatice.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here